Empresa PIL y lecheros declaran tregua
Por: Los Tiempos Miércoles, Abril 06, 2016-Hrs.
Los Tiempos

Representantes de los productores de leche y ejecutivos de PIL Andina acordaron ayer, en La Paz, iniciar un proceso de diálogo que no dure más de 48 horas sobre el precio y el volumen de materia prima que recibirá la empresa. Mientras, quedan suspendidas las medidas de presión de los productores, así como los ajustes de precio y volumen impuestos por la compañía.

El acuerdo fue alcanzado en una reunión convocada ayer por representantes del Ministerio de Desarrollo Productivo. Los lecheros protestaban porque PIL determinó poner un cupo a la leche que recibe de los productores y bajar el precio del excedente que adquiera.

Desde la semana pasada, los productores de La Paz y Cochabamba protagonizaron bloqueos y movilizaciones, que en esta ciudad seguían hasta ayer.

"La PIL suspende las medidas de ajuste, en precio y volumen de acopio de leche, por tiempo limitado y mientras dure el diálogo", cita el documento de preacuerdo.

Según este preacuerdo, se instruyó a PIL Andina de Cochabamba iniciar con el almacenamiento de la leche desde anoche, mientras que su filial de La Paz iniciará dicho proceso desde la mañana de hoy.

Además, se insta a las partes en conflicto a resolver el tema en un lapso no mayor a 48 horas, tiempo en el cual ambas partes negociarán el precio y el volumen que reciba la empresa PIL Andina.

En una publicación de prensa realizada ayer, PIL Andina resume en 23 puntos la problemática de la leche en el país entre los que señala que los 3,70 bolivianos por litro que se paga al productor por la materia prima es un "alto precio fijado sin concurso de la empresa y, a de manda de los productores, generó un crecimiento desmedido y descontrolado de la producción de leche.

La empresa afirma también que cada día más del 30 por ciento de la leche que se recolecta a nivel nacional, y en especial en Cochabamba, no puede ser colocada en el mercado interno y tampoco exportada debido al alto costo de producción.

Aclaró también que no planteó la rebaja del precio fijado por el Gobierno, sino mantenerlo para aquella leche que puede ser colocada en el mercado interno y, para ayudar a los productores mientras regulan su producción, la industria ofrece pagar precio internacional de 1,40 bolivianos el litro.